Diócesis de Riohacha implementa protocolos para la reapertura de los templos

Al reciente anuncio del Gobierno nacional de pasar del Aislamiento Preventivo Obligatorio al Aislamiento Selectivo, se añade una gran noticia que alegra los corazones de los fieles católicos, pues ya el sector religioso tiene luz verde para reactivar sus actividades en lo que concierne a la participación física de fieles en las celebraciones litúrgicas.

Monseñor Francisco Antonio Ceballos, obispo de esta jurisdicción, ha enviado una comunicación a sus sacerdotes, en la que manifiesta su regocijo como pastor ante esta noticia y no es para menos, pues, ya se cumplen cinco meses en que nos ha tocado ver los templos con las puertas cerradas.

En la misiva, también el prelado quiso recalcar que “a pesar de obtener el permiso para abrir las puertas de los templos, me parece importante tomar las cosas con calma al asumir esta nueva realidad. El mes de septiembre debe ser un tiempo para observar con detenimiento el comportamiento del COVID-19, puesto que el levantamiento de restricciones no debe nublarnos y hacernos entender que la emergencia ya pasó”.

Lo anterior es un llamado a estar alerta y en vigilancia, es tiempo de autocuidado para proteger nuestra vida y la de los hermanos y hermanas.

Las parroquias de la Diócesis irán reabriendo sus puertas de forma paulatina, acogiéndose a la norma vigente que en su primera fase contempla un aforo máximo de 50 personas en los templos. No obstante, los párrocos deberán asumir las medidas tomadas por las alcaldías municipales y dispondrán en el templo de todos los protocolos de bioseguridad para garantizar antes, durante y después de cada celebración un ambiente seguro en que los fieles puedan participar de la mejor manera. La parroquia que no cumpla con los lineamientos no podrá abrir sus puertas, so pena de cierre inmediato por las autoridades.

De igual modo, de parte de los fieles también debe haber un gran compromiso de autocuidado. Por ello se les motiva a tener total disposición en el momento que se requiera cumplir con los protocolos para participar de las celebraciones en la parroquia. La Pastoral de Comunicaciones iniciará un despliegue informativo con piezas gráficas y audiovisuales, con las que se indicará a los fieles cuales son las medidas que se deben asumir; incluso, podrán consultar en nuestra página web el manual preparado para la reapertura de templos en la diócesis.

Por último y para tener en cuenta, las transmisiones por los medios digitales NO dejarán de hacerse. Cada sacerdote continuará su misión en redes sociales y le irá informando a su comunidad los cambios que se harán en la parroquia y los modos de inscripción para la participación física en las celebraciones.

Queridos lectores, este es un tiempo para el reencuentro con los hermanos. Para volver a sentir el abrazo de Dios en los templos. Preparemos nuestro corazón y dispongámonos responsablemente para vivir este acontecimiento que nos llena de gozo y esperanza.

Redacción
Pastoral de Comunicaciones