¿Qué significa Carlo Acutis para los Jóvenes Guajiros?

Para ponernos en contexto, ¿quién es Carlo Acutis? Pues bien, fue un joven como cualquier otro que supo ver la vida con los ojos de Jesús, muy curiosamente, estando a sus pies, contemplándolo en la Eucaristía sirviendo a su Iglesia.

Y si, nos encontramos en el párrafo anterior con la palabra JOVEN. Como dato necesario en este momento, su nacimiento fue en el año 1991 y su fallecimiento en el 2006, fecha muy, pero muy reciente.  Estamos hablando de un muchacho que partió de este mundo al feliz viaje de la eternidad a sus 15 años, empezando a vivir, como cualquiera de nosotros diría.

Lo asombroso de Carlo no solo es su edad, lo que de verdad impresiona es el amor incesante que manifestó desde muy chico a la Sagrada Escritura, a la Santísima Virgen María, a la Iglesia, pero muy especialmente a la Eucaristía, llevándolo a difundir todos los milagros Eucarísticos a través de la web y otras plataformas digitales, de ahí el que lo llamen “el ciber-apóstol de la Eucaristía”, título que lo conduce a los altares y que este 10 de Octubre del 2020 lo pondrá en medio de los Beatos de la Iglesia. ¡Vaya forma de usar la Internet! Su curiosidad e inquietud por las cosas de Dios a su corta edad, le tiene abiertas hoy las puertas del cielo.

Es conocido también como el santo de “Jean y zapatillas (Tenis)”. Esto de verdad que llama la atención, hoy lo podemos ver en la urna que se ha dispuesto en Asís para la veneración de su cuerpo, portando precisamente estas prendas de vestir. Esto nos hace más cercanos a él. Si quieres saber más de Carlo no dudes en consultar en la web, será interesante.

Pero, ahora sí, respondamos al interrogante que nos trajo aquí: ¿Qué significa Carlo Acutis para los Jóvenes Guajiros? Pues, significa mucho, es más, significa demasiado.

Lo primero es que nos permite interrogarnos lo siguiente: – Si él pudo, ¿por qué yo no? – Querido joven guajiro, tú puedes llegar también allí, puedes alcanzar la santidad, puedes amar más a María, a la Escritura, a la Iglesia… en fin, tú también puedes hacerlo. Sin embargo, es bueno preguntarse ¿Qué me impide que no lo haga? Detente aquí unos segundos y respóndelo desde lo profundo de tu corazón.

¡Sigamos! Seguidamente vale la pena confrontar nuestras vidas con la de este santo joven o con la de cualquier otro santo, y seguir cuestionándonos sin entrar en meros moralismos sino en acciones concretas que cambien nuestras vidas: ¿Hasta cuándo seguiremos imbuidos en esa realidad que nos quita vida, alegría, gozo y peor aún, en eso que me quita mi juventud? ¿Hasta cuándo seguiremos la vida de excesos, traducida en trasnochos innecesarios, licor, rumba desenfrenada y una vida sexual sin control? Si crees que eso te da plenitud y felicidad, ¡Qué lejos estás de alcanzar estas dos! Carlo fue pleno y feliz, y no necesitó nada de lo que hoy tú consideras que hay que hacer quizá como una obligación. Querido joven, no te dejes arrastrar, no todos los que te rodean son tus amigos, en el momento de la caída todos o la mayoría se van. Hazte amigo de Jesús, Él no abandona. Si te critican porque eres de casa, que critiquen; si te juzgan por aguafiestas, que lo hagan; si te dicen aburrido, que lo digan. Créeme que por saber decir que NO al listado de eventualidades excesivas, estarás salvando tu alma.

Sé mejor el chico o chica de la pizza, la salchipapa y paseo a playa con tu combo fiel que, ojalá sean unos pocos, los de siempre, los firmes… no el montón que por lo general no deja nada bueno; sé el chico del grupo juvenil, del servicio a tu parroquia o a tu comunidad … el joven curioso que quiere todos los días aprender y no desaprender. Aquel que le da uso bueno, correcto y adecuado a sus redes sociales. Un influencer capaz de hablar de Dios en todos los ambientes de su vida: Familia, colegio, universidad, trabajo etc. Eso no te quita que seas atractivo, lo eres, ¡claro que sí! Pero de una manera diferente, buscando la santidad.

Los jóvenes guajiros no pueden seguir siendo señalados por fuera como aquellos que solo viven inmersos en la cultura de la ilegalidad. Que hablar de un joven de este departamento sea algo de orgullo y ejemplo. Alguna vez escuchaba en corrillos de pasillo que le preguntaban a alguien ¿De dónde eres? Respondiendo inmediatamente “de mi amada Guajira”, a lo que casi como un rayo le lanzaron la expresión, – ¡ah, contrabando! –

Ya basta de creer que la cultura de la ilegalidad manda. Está demostrado que los jóvenes guajiros pueden hacer mucho bien, ya lo han hecho y lo seguirán haciendo.

Chicos y chicas, atención: ¡Sí podemos ser santos! ¡Si podemos ser buenos! Seamos obedientes a nuestros padres, escuchemos el sabio consejo de nuestros mayores, algo que en La Guajira tiene mucho valor, pero sobre todo acerquémonos más a Dios. Él no quita nada, sino que lo da todo, ¡Ánimo, no tengan miedo!

Que Carlo Acutis, desde ya Beato de la Iglesia, interceda por La Guajira, especialmente por los jóvenes, por aquellos que están en crisis, por los que están confundidos, por los que no tienen respuesta a sus interrogantes, por sus proyectos y sueños, para que de la mano de Jesucristo puedan alcanzar abundantes gracias del cielo.

Beato Carlo Acutis, Ruega por nosotros y por el mundo entero.

Redacción
Pastoral de Comunicaciones